desescalada psicología

El impacto psicológico del confinamiento. ¿Y ahora qué?

Posted on 7 mayo 2020

Ahora que se acerca el momento de ir retornando a la normalidad (a “la nueva normalidad”), nos encontramos con diversas realidades. Pero lo que podemos adelantar con casi absoluta seguridad es que nos vamos a encontrar con las consecuencias psicológicas que el coronavirus ha dejado en muchos de nosotros: la enfermedad, todos las personas que han perdido la vida, el confinamiento. Sin duda van a pasar factura a nivel emocional y psicológico, se estima, que al menos en un 25% de la población.

Esta vuelta al día a día algunos la viven con verdadera impaciencia y ganas, pero para otros, no solo es algo que no les apetece, sino que puede llegar a convertirse en una situación que les genera niveles muy elevados de miedo, llegando incluso al pánico y la ansiedad. Lo que algunos psicólogos han llamado “el síndrome de la cabaña”. Aunque no todos están de acuerdo con esta terminología ya que para algunos psicólogos el retiro tiene que haber sido elegido para denominarlo así;  y en el confinamiento no ha habido elección sino imperativo por salud pública.

Gente que finalmente se ha acostumbrado a estar en casa y que lo vivencian como un entorno seguro y libre de contagios y ahora temen enfrentarse al peligro que supone tener que salir, la ansiedad a la hora de tener que realizar actividades diarias como tomar transportes públicos, acudir al trabajo, hacer la compra o, en definitiva, tener que compartir un espacio con otras personas, pudiendo llegar a aparecer fobias sociales, agorafobia, trastornos de estrés postraumático, hipocondría,…

 A esto debemos sumar que el miedo y la ansiedad, la tristeza, la ira, etc. son reacciones normales dentro de esta epidemia, que pueden derivar en un malestar emocional y psicológico que se puede prolongar más allá del confinamiento dando lugar a estados de ansiedad patológicos y alteraciones anímicas y trastornos obsesivo compulsivos.

 El síndrome de la soledad inquieta (SSI) es un concepto muy reciente en psicología cognitivo-conductual, y hace referencia a un estado del individuo en el que en los momentos de aislamiento social padece episodios depresivos leves, crisis nerviosas y búsqueda de compañía que le libere de los pensamientos irracionales invasivos de la mente. La característica más destacable es la falta de autocontrol y autorregulación.

En diversos estudios realizados a personas en cuarentena los resultados encontrados nos informan sobre síntomas psicológicos generales y trastornos  tales como trastornos emocionales, depresión, estrés, bajo estado de ánimo, irritabilidad, insomnio, síntomas de estrés postraumático, ira y agotamiento emocional, desapego de los demás, ansiedad a la hora de  tratar con otras personas, deterioro  del  desempeño laboral,  poca concentración e indecisión.

No debemos olvidar en todo esto los duelos complicados o ambiguos, muchos de ellos en diferido, patológicos, duelos prolongados y aplazados que muchos tendrán que trabajar y elaborar.

Otro estresor postcuarentena son sin dudas las finanzas. La pérdida de seguridad financiera puede ser un  problema durante  la cuarentena,  ya  que  muchas  personas  no pueden  trabajar  y  tienen  que  interrumpir  sus  actividades  profesionales  sin  una  planificación avanzada. Eso puede generar una grave angustia socioeconómica, la cual se descubrió que es un factor de riesgo para síntomas de trastornos psicológico y enojo, ansiedad y angustia relacionada significativamente con niveles más altos de estrés postraumático y síntomas depresivos.

 

Estigma social

El estigma de otros es, sin duda, una consecuencia que también nos vamos a encontrar. Personas de ascendencia asiática, trabajadores de la salud o personal de residencias de ancianos, personas recién salidas de cuarentena,… Pueden ser excluidos o rechazados en situaciones sociales, se les puede negar acceso a trabajos u oportunidades de educación.

En las situaciones más graves será necesario el apoyo de un profesional que acompañe a la persona a la vuelta la normalidad. Tenemos que estar informados de que estas situaciones pueden existir como producto de estos días de confinamiento pero que con un poco de apoyo y unas pautas se pueden superar.

Para saber más, click aquí.

Tags: afrontar, atención psicológica, confinamiento, coronavirus, covid-19, desescalada, psicología

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies