“No afrontamos las adversidades porque son difíciles, sino que son difíciles porque no las afrontamos” (Séneca)

Todos sabemos lo que es sentirse angustiado, ansioso, lleno de miedo o excesivamente preocupado.

La ansiedad es una respuesta emocional normal que permite estar alerta y evitar diferentes situaciones que pueden llegar a ser peligrosas. Por decirlo de alguna forma, la ansiedad nos protege de peligros existentes. En principio, la respuesta de ansiedad es algo adaptativo se activa para protegernos de posibles peligros, sin embargo cuando esta se pone en marcha ante situaciones que en principio  no parecen que son peligrosas, o cuando su intensidad es demasiado elevada, surge como un problema psicológico. La ansiedad puede llegar a convertirse así en algo incapacitante e impedir que podamos hacer lo que realmente  desearíamos.

 

Muchas veces es algo sintomático, como la fiebre al cuerpo la ansiedad  es a la mente. Algo que nos está indicando que una parte de nosotros no está bien, que se encueta en conflicto y posiblemente todavía no seamos  conscientes de donde está. Actúa como   el motor que nos pone en marcha para llevar a cabo el trabajo necesario para poder encontrar la salida al sufrimiento que estamos experimentando en ese momento, y buscar una respuesta en  nuestro interior de que puede estar pasándonos.

“No afrontamos las adversidades porque son difíciles, sino que son difíciles porque no las afrontamos” (Séneca)

Todos sabemos lo que es sentirse angustiado, ansioso, lleno de miedo o excesivamente preocupado.

La ansiedad es una respuesta emocional normal que permite estar alerta y evitar diferentes situaciones que pueden llegar a ser peligrosas. Por decirlo de alguna forma, la ansiedad nos protege de peligros existentes. En principio, la respuesta de ansiedad es algo adaptativo se activa para protegernos de posibles peligros, sin embargo cuando esta se pone en marcha ante situaciones que en principio  no parecen que son peligrosas, o cuando su intensidad es demasiado elevada, surge como un problema psicológico. La ansiedad puede llegar a convertirse así en algo incapacitante e impedir que podamos hacer lo que realmente  desearíamos.

 

Muchas veces es algo sintomático, como la fiebre al cuerpo la ansiedad  es a la mente. Algo que nos está indicando que una parte de nosotros no está bien, que se encueta en conflicto y posiblemente todavía no seamos  conscientes de donde está. Actúa como   el motor que nos pone en marcha para llevar a cabo el trabajo necesario para poder encontrar la salida al sufrimiento que estamos experimentando en ese momento, y buscar una respuesta en  nuestro interior de que puede estar pasándonos.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola