La persona que sufre depresión, en la gran mayoría de los casos, tiene una visión negativa de si mismo, del mundo y del futuro. Se puede ver torpe, desgraciado/a, con poca valía, etc., atribuyendo las experiencias desagradables directamente a su persona. Creen que el mundo les exige demasiado y los obstáculos son insuperables para alcanzar sus objetivos. Su visión del futuro anticipa que sus dificultades y sufrimientos actuales continuaran indefinidamente.

Se sienten con poca fuerza de voluntad, dificultad para concentrarse, para pensar o tomar decisiones, deseos de escape y evitación, problemas de sueño,…

Sin duda las personas que se encuentran en esta situación sufren por ello y  sienten que no saben  cómo salir de donde están, que hay pocas o ninguna opción o que estas no son suficientes para poder sentirse mejor.  Con el trabajo  necesario pueden paliar este sufrimiento y reconducir sus vidas hacia una visión menos dolorosa de su situación.

La persona que sufre depresión, en la gran mayoría de los casos, tiene una visión negativa de si mismo, del mundo y del futuro. Se puede ver torpe, desgraciado/a, con poca valía, etc., atribuyendo las experiencias desagradables directamente a su persona. Creen que el mundo les exige demasiado y los obstáculos son insuperables para alcanzar sus objetivos. Su visión del futuro anticipa que sus dificultades y sufrimientos actuales continuaran indefinidamente.

Se sienten con poca fuerza de voluntad, dificultad para concentrarse, para pensar o tomar decisiones, deseos de escape y evitación, problemas de sueño,…

Sin duda las personas que se encuentran en esta situación sufren por ello y  sienten que no saben  cómo salir de donde están, que hay pocas o ninguna opción o que estas no son suficientes para poder sentirse mejor.  Con el trabajo  necesario pueden paliar este sufrimiento y reconducir sus vidas hacia una visión menos dolorosa de su situación.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola