“Aunque la pérdida de un ser querido es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso activo de afrontamiento lleno de posibilidades” (Attig)

A lo largo de la vida hay caminos que son inevitables recorrer para todo ser humano, uno de ellos es el camino de la pérdida, la muerte y el duelo por nuestros seres queridos.

Este proceso vital, probablemente, es uno de los más difíciles y estresantes de los que se puedan recorrer. Ya sea por una ruptura o por la muerte de un ser querido, el duelo siempre duele y eso es inevitable, al mismo tiempo que necesario. Cada pérdida es incomparable a otra y cada persona siente y expresa su dolor de una sola manera, la suya.

El proceso de duelo permite buscar para tu ser querido el lugar que merece en tu vida y en tu corazón. Es una herida que necesita curar y cicatrizar.

Pese a ser algo natural, éstas pérdidas suponen en la mayoría de los casos un gran dolor, desorganización o desestructuración en la vida de quienes la padecen.

Pedir ayuda profesional cuando lo necesites es lo mejor que puedes hacer por ti y por tu felicidad.

Como decía Shakespeare: “el pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo a cenizas”.

“Aunque la pérdida de un ser querido es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso activo de afrontamiento lleno de posibilidades” (Attig)

A lo largo de la vida hay caminos que son inevitables recorrer para todo ser humano, uno de ellos es el camino de la pérdida, la muerte y el duelo por nuestros seres queridos.

Este proceso vital, probablemente, es uno de los más difíciles y estresantes de los que se puedan recorrer. Ya sea por una ruptura o por la muerte de un ser querido, el duelo siempre duele y eso es inevitable, al mismo tiempo que necesario. Cada pérdida es incomparable a otra y cada persona siente y expresa su dolor de una sola manera, la suya.

El proceso de duelo permite buscar para tu ser querido el lugar que merece en tu vida y en tu corazón. Es una herida que necesita curar y cicatrizar.

Pese a ser algo natural, éstas pérdidas suponen en la mayoría de los casos un gran dolor, desorganización o desestructuración en la vida de quienes la padecen.

Pedir ayuda profesional cuando lo necesites es lo mejor que puedes hacer por ti y por tu felicidad.

Como decía Shakespeare: “el pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo a cenizas”.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola