El vaginismo se define como la imposibilidad de conseguir la introducción del pene o de cualquier otro objeto en el orificio vaginal. Se debe a un espasmo involuntario de los músculos pubococcígeos que rodean la entrada vaginal (H. Kaplan). Junto con el espasmo vaginal, la mayoría de las mujeres con vaginismo suelen asociar aspectos negativos al coito, convirtiéndolo en algo desagradable y doloroso.

Las posibles causas de un vaginismo pueden ser de dos tipos:
Físicas y Psicológicas. Dentro de las causas físicas puede incluirse cualquier patología de los órganos pélvicos que haga dolorosa la penetración.

Pero son las causas psicológicas las más frecuentes. Éstas son muy variadas, pero suelen presentar un elemento común: el miedo a sentir dolor.

El vaginismo es un problema que afecta a bastantes mujeres en la actualidad. Su tratamiento es eficaz. Se orienta al control voluntario de los músculos pubococcígeos que sostienen a la zona pélvica, resolver las ideas erróneas entorno a la sexualidad o a la penetración, etc.

La dispareunia suele definirse como la sensación de dolor durante el coito tanto en el hombre como en la mujer. El dolor durante la relación coital en la mujer puede deberse a que no se encuentra suficientemente excitada, por lo que no hay suficiente lubricación vaginal. También puede deberse al nerviosismo ante la penetración, lo que cierra los músculos de la entrada vaginal (músculos pubococcígeos) …

El dolor en el coito puede estar relacionado directamente con un problema de vaginismo.

Para identificar cual es la causa exacta de la dispareunia es necesario identificar cuál es el momento exacto en el que se produce el dolor.

Al igual que en el resto de los problemas sexuales, la dispareunia también tiene su tratamiento y puede solucionarse fácilmente mediante Terapia Sexual.

El vaginismo se define como la imposibilidad de conseguir la introducción del pene o de cualquier otro objeto en el orificio vaginal. Se debe a un espasmo involuntario de los músculos pubococcígeos que rodean la entrada vaginal (H. Kaplan). Junto con el espasmo vaginal, la mayoría de las mujeres con vaginismo suelen asociar aspectos negativos al coito, convirtiéndolo en algo desagradable y doloroso.

Las posibles causas de un vaginismo pueden ser de dos tipos:
Físicas y Psicológicas. Dentro de las causas físicas puede incluirse cualquier patología de los órganos pélvicos que haga dolorosa la penetración.

Pero son las causas psicológicas las más frecuentes. Éstas son muy variadas, pero suelen presentar un elemento común: el miedo a sentir dolor.

El vaginismo es un problema que afecta a bastantes mujeres en la actualidad. Su tratamiento es eficaz. Se orienta al control voluntario de los músculos pubococcígeos que sostienen a la zona pélvica, resolver las ideas erróneas entorno a la sexualidad o a la penetración, etc.

La dispareunia suele definirse como la sensación de dolor durante el coito tanto en el hombre como en la mujer. El dolor durante la relación coital en la mujer puede deberse a que no se encuentra suficientemente excitada, por lo que no hay suficiente lubricación vaginal. También puede deberse al nerviosismo ante la penetración, lo que cierra los músculos de la entrada vaginal (músculos pubococcígeos) …

El dolor en el coito puede estar relacionado directamente con un problema de vaginismo.

Para identificar cual es la causa exacta de la dispareunia es necesario identificar cuál es el momento exacto en el que se produce el dolor.

Al igual que en el resto de los problemas sexuales, la dispareunia también tiene su tratamiento y puede solucionarse fácilmente mediante Terapia Sexual.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola