Falsa Felicidad

Vivir en la cultura de la Felicidad

Posted on 11 marzo 2022 with 0 comments

Vivimos en una cultura obsesionada por la felicidad, y no sólo eso, sino donde  además existe una presión o imposición social por ser felices. Esta presión se relaciona directamente con el bienestar emocional, de manera que cuanto más presión sintamos a nuestro alrededor respecto a tener que ser felices, más percepción de fracaso podemos sentir si no lo somos, desencadenado en nosotros emociones dolorosas tales como la frustración, la rabia o la tristeza.

Existe la alegría, pero la felicidad es más el apego a ella, y esta alegría viene y va, no es algo que esté permanentemente en nuestra vida. No todo es felicidad.

Las consecuencias de la presión de sentirse siempre feliz pueden llegar, incluso, a la depresión, como confirma un estudio publicado en 2017 por la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión. Los hallazgos indican que la norma social a no sentirse negativo puede contribuir a la depresión.

Otra obsesión que tenemos es la de dejar fuera el sufrimiento, entendido como algo diferente al dolor. El dolor es algo identificable y tangible que está presente de manera real para quien lo padece. El sufrimiento es llevar el dolor a la mente. Es un esquema cultural; aparece cuando hago interpretaciones de las cosas que me ocurren, basadas en mis pensamientos y emociones y tiene que ver más con el pasado y el futuro que con el presente.

El sufrimiento cumple también una función.  Hay que dejar fuera el sufrimiento inútil, innecesario, pero no todo el sufrimiento. El que va en nuestro beneficio porque nos  da información, nos dice cosas de nosotros mismos;  ese hay que escucharlo.

El sufrimiento es adaptativo y  justificado:

  • Cuando nos avisa de que hay algo que cambiar en nosotros a nivel psicológico o emocional.
  • Cuando está en función de una meta u objetivo que quiero alcanzar.
  • Cuando me ayuda a ser empático, a tener compasión, a entender al otro.

 

No todo es bello y perfecto como nos dice “la filosofía big loves” y el pensamiento positivo, ofreciéndonos una imagen de una realidad deformada, seccionada e incompleta. Eso es negar la propia realidad. La realidad no es perfectamente bella. Es como es. No podemos sesgarla hacia lo negativo ni tampoco solamente hacia lo positivo.

La imposición de la felicidad y el pensamiento positivo, “ser positivo para ser feliz”  puede impedirnos ver problemas que tenemos que trabajarnos. Este pensamiento positivo  busca una vía rápida y fácil para resolver conflictos, los cuales la mayoría de las veces no sabemos resolver, porque no nos enseñan ni nos entrenan para ello y es más fácil para nosotros ignorarlos que abordarlos.

Por lo tanto, ese sufrimiento que nos  acerca a la realidad, que nos hace conscientes y nos permite tomar decisiones para resolver problemas o algún aspecto que nos hace daño, ese nunca hay que dejarlo fuera.

 

Fuentes: foto gentileza de pixabay. com

Tags: Big Loves, cultura de la Felicidad, Falsa Felicidad, psicología, Responsabilidad Personal, sufrimiento

Leave a comment

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad