Sexualidad y personas con discapacidad y/o diversidad funcional.

Posted on 18 diciembre 2021 with 0 comments

Hablar de sexualidad en personas con discapacidad y/o diversidad funcional (discapacidad intelectual, parálisis cerebral, daño cerebral adquirido, TEA y autismo, discapacidades físicas, discapacidades sensoriales: auditiva y visual, enfermedad mental,…) es, en general, hablar de desconocimiento, prejuicios y tabúes.

Si ya cuesta hablar de sexualidad por un lado, y de personas con discapacidad o diversidad por otro; cuesta mucho más hablar de sexualidad en personas con discapacidad.

Es importante comprender que una persona con discapacidad no es una persona carente de deseo o de capacidad de disfrute sexual.

La sexualidad entendida en su totalidad incluye elementos no sólo físicos o biológicos, sino también psicológicos o emocionales, así como sociales o relacionales, culturales…

La necesidad de contacto íntimo, de ternura, de expresar emociones, de conexión con otra persona a través de la piel,… es inherente al ser humano y necesaria para su desarrollo saludable a nivel individual e interpersonal.

La sexualidad no puede limitarse a la genitalidad, al orgasmo o la penetración, sería demasiado reduccionista. El cuerpo humano es sexual en su totalidad. Es por esto que cualquier persona, sea cual sea su condición a nivel físico o intelectual, puede sentir y disfrutar su sexualidad.

Lo más importante, independientemente de si hay diversidad funcional o se trata de una persona con discapacidad o no, es el autoconocimiento y una adecuada formación, a nivel de orientación y educación afectivo-sexual, tan necesaria para personas con alguna dificultad como para cualquiera de nosotros.

Sirva para ello la definición de la OMS de salud sexual:

  La salud sexual, considerada afirmativamente, requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, sin coerción, discriminación ni violencia. La capacidad de los hombres y las mujeres para lograr la salud y el bienestar sexuales depende de su:

  • acceso a información integral de buena calidad sobre sexo y sexualidad;
  • conocimiento de los riesgos que pueden correr y su vulnerabilidad ante las consecuencias adversas de la actividad sexual sin protección;
  • posibilidad de acceder a la atención de salud sexual;
  • residencia en un entorno que afirme y promueva la salud sexual.

También es importante entender que, muchas veces, los problemas, las limitaciones o las dificultades que pueden aparecer proceden más desde lo social o cultural que desde la propia discapacidad en sí misma.

Por lo tanto, la clave para disfrutar de la sexualidad, da igual si hay diversidad o no, es el autoconocimiento y la educación afectivo-sexual, que nos permita vivir la sexualidad en su totalidad como un derecho humano universal basado en la libertad, en la dignidad y en la equidad entre todas las personas.

Tags: bienestar sexual, capacidad sexual, dignidad, discapacidad, diversidad funcional, equidad, Libertad, salud sexual, Sexualidad

Leave a comment

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad