empatia

EMPATÍA: MIRANDO POR LA VENTANA DEL OTRO.

Posted on 5 diciembre 2019

Mucho se viene hablando, desde hace ya algunos años de la “empatía”, su significado y la importancia que tiene en nuestra relación con los demás. Sin embargo, la mayoría de las veces no pasamos de la simple teoría y el llevarlo a la práctica en nuestra vida es ya otro tema.

La podemos encontrar definida de múltiples formas y en gran cantidad de páginas, artículos, etc:

En el diccionario se define como: “Participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona.”

Según la Wikipedia: “La empatía (del griego ἐμπαθής, «emocionado») es la capacidad de percibir, compartir y comprender los sentimientos y emociones de los demás, basada en el reconocimiento del otro como similar. Identificar y reconocer lo que otro puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva cuando es consciente de que otros pueden ver y pensar de manera diferente.”

Otras definiciones: La empatía es la capacidad de comprender la vida emocional de otra persona.

También la encontramos definida como “La capacidad de ponerse en el lugar del otro…”.

Nosotros hemos querido abordar este concepto de una forma menos teórica o técnica, sin explicar los componente, la definición o las características,… pero que creemos que ilustra de forma clara y precisa que es y qué importancia tiene en nuestra vida emocional y en nuestras relaciones sociales y afectivas; para ello hemos sustraído un pequeño fragmento del libro de Irvin Yalom “El Don de la terapia”:

“Tuve una paciente quien durante toda su adolescencia, había estado enfrascada en una lucha larga y amarga con un padre duro y negativo. Deseando alguna forma de  reconciliación, un nuevo comienzo para su relación, esperaba con ansia el momento en que su padre la llevara en coche hasta el colegio, un momento en que ella estaría sola con él durante horas. Pero el viaje tan esperado resultaba un desastre: su  padre se comportaba fiel a su modo de ser y se pasaba todo  el viaje refunfuñando sobre el arroyo feo lleno de basura que había al lado del camino. A su vez, ella no veía basura alguna en el hermoso arroyo rústico y virgen. Y como no encontraba el modo de responderle, al final terminaba por callar y pasaba el resto del viaje sin mirarse, cada uno con los ojos vueltos para su lado.”

“Más adelante ella hizo ese viaje sola y se sorprendió al notar como había dos arroyos, uno a cada lado del camino. “Esta vez yo conducía”, dijo con tristeza,” y el arroyo que veía por mi ventana del lado del conductor eran tan feo y estaba tan contaminado como lo había descrito mi padre”. Pero para cuando aprendió a mirar por la ventana de su padre ya era demasiado tarde: su padre ya estaba muerto y enterrado.”

“Esta historia no me ha abandonado jamás y en muchas ocasiones me he recordado a mí mismo o a  mis alumnos que “miremos por la ventana del otro. Que tratemos de ver el mundo como lo ven nuestros seres cercanos, amigos, familiares…y por supuesto en terapia, nuestros pacientes.”

“La empatía forma tanto parte de nuestro discurso cotidiano que tendemos a olvidar la complejidad del proceso. Es extraordinariamente difícil saber realmente lo que el otro siente. Y muchísimas veces proyectamos nuestros propios sentimientos sobre él.”

“Cuando Erich Fromm enseñaba a sus estudiantes sobre la empatía, a menudo, citaba la frase de Terencio de hace dos mil años, “Soy humano y nada humano me es ajeno “y nos incitaba a abrirnos a esa parte de nosotros que correspondiéndose con  cualquier hecho o fantasía del otro, sin importar lo odiosa, violenta, lujuriosa, sádica, masoquista… que fuese. Si no lo hacíamos, sugería que investigáramos por qué habíamos optado por cerrar esa parte de nosotros mismos.”

Irvin D. Yalom. “El don de la terapia”. Emecé.

Para saber más, click aquí.

Tags: compresión, Empatía, entender a los demás, entender como se sienten los demas, ponerse en el lugar del otro

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies